Nuevas recetas

Bacalao negro de Alaska escalfado en aceite de oliva con caldo de hierbas

Bacalao negro de Alaska escalfado en aceite de oliva con caldo de hierbas


Una cena sutil y elegante que sin duda impresionará

Receta cortesía de Alaska Seafood

Esta entrada ligera es un plato ideal para una noche fresca de primavera. Después del escalfado, sirva el pescado sobre un caldo herbáceo de ajo, cebolla, vino blanco seco y tomillo.

Ingredientes

Para el bacalao negro de Alaska escalfado en aceite de oliva con caldo de hierbas

  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cebolla mediana, cortada en cubitos
  • 1 pimiento rojo mediano, cortado en cubitos
  • 2 tallos de apio finamente picados
  • 4 dientes de ajo picados
  • 1/2 taza de vino blanco seco
  • 1 cucharada de hojas frescas de tomillo
  • 4 tazas de caldo de pollo, pescado o verduras bajo en sodio
  • 2-3 tazas de aceite de oliva virgen extra (suficiente para cubrir los filetes de pescado)
  • 4 filetes de bacalao negro de Alaska (aproximadamente 4 onzas cada uno), frescos o descongelados
  • Sal y pimienta para probar

Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Pesca furtiva—Cocinarlo suavemente en un líquido a fuego lento— es una técnica francesa clásica. Tradicionalmente, el líquido de la caza furtiva es un caldo ligero, conocido como caldo de corte, y el pescado terminado sale delicioso, ligero y escamoso. Esa técnica clásica es la base de una forma diferente de cocinar pescado: la caza furtiva en aceite de oliva. En pocas palabras, este método implica sumergir un trozo de pescado (o camarón) en un baño de aceite de oliva tibio y luego cocinarlo en el horno a baja temperatura hasta que esté perfectamente cocido. El pescado emerge con una textura increíblemente tierna y sedosa y un sabor a marisco puro que es difícil de lograr con cualquier otro método de cocción. Seguramente, no hay mejor manera de rendir homenaje a una pieza de marisco perfectamente fresca.

Paso uno: Temporada

Saca el pescado del refrigerador, condiméntalo y déjalo reposar a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora.

Paso dos: calentar

Calienta el aceite a fuego lento hasta que alcance los 120 ° F. Use un termómetro de lectura instantánea o de caramelo para controlar la temperatura.

Paso tres: escalfar

Transfiera inmediatamente la sartén con el pescado al horno y cocine durante exactamente 25 minutos.


Tres claves para la caza furtiva de aceite de oliva

El pez: Los mejores pescados para la caza furtiva con aceite de oliva son ricos en sabor y de textura firme: salmón, fletán, atún y camarones, todos son adecuados. Asegúrese de que sus filetes o filetes de pescado tengan al menos 3/4 de pulgada de grosor (1 pulgada es incluso mejor).

El aceite: Asegúrese de utilizar aceite de oliva extra virgen para la caza furtiva, porque su rico sabor penetrará en el pescado. Pero use una marca modesta, no su preciado aceite de llovizna, ya que necesitará bastante.

El pan: Elija una sartén o cacerola de lados rectos que mantenga el pescado en una sola capa. Está bien abarrotar la sartén siempre que las piezas no se superpongan.

Ya era hora

Una de las cosas más notables de esta técnica es que la sincronización es prácticamente infalible. Veinticinco minutos es el número mágico para mariscos perfectamente cocinados. Este tiempo depende de dejar que el pescado se asiente a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora antes de que escalfar el pescado directamente del refrigerador reduciría drásticamente la temperatura del aceite y reduciría el tiempo de cocción.

El mejor indicador de cocción es la aparición de gotitas blancas de albúmina (proteína) en el exterior del pescado. También puede usar un cuchillo de cocina para hacer un pequeño corte en un trozo de pescado para verificar visualmente que esté cocido.

Pruébalo

Camarones escalfados en aceite de oliva con salsa de jengibre y tomate Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Halibut escalfado en aceite de oliva con hinojo y azafrán Atún Escalfado en Aceite de Oliva con Alcaparras y Vinagreta de Aceitunas

Consejo: qué hacer con el aceite sobrante

Dependiendo de la receta, usará de 4 a 6 tazas de aceite para escalfar el pescado. La buena noticia es que puede usar el aceite un par de veces más para escalfar más mariscos. Déjelo enfriar a temperatura ambiente y luego cuélelo a través de un colador fino forrado con un filtro de café. Deje de colar antes de llegar al fondo, ya que cualquier líquido liberado de los mariscos se habrá asentado allí. Descarta este último bit. Almacenar tapado en el refrigerador hasta por tres semanas.


Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Pesca furtiva—Cocinarlo suavemente en un líquido a fuego lento— es una técnica francesa clásica. Tradicionalmente, el líquido de la caza furtiva es un caldo ligero, conocido como caldo de corte, y el pescado terminado sale delicioso, ligero y escamoso. Esa técnica clásica es la base de una forma diferente de cocinar pescado: la caza furtiva en aceite de oliva. En pocas palabras, este método implica sumergir un trozo de pescado (o camarón) en un baño de aceite de oliva tibio y luego cocinarlo en el horno a baja temperatura hasta que esté perfectamente cocido. El pescado emerge con una textura increíblemente tierna y sedosa y un sabor a marisco puro que es difícil de lograr con cualquier otro método de cocción. Seguramente, no hay mejor manera de rendir homenaje a una pieza de marisco perfectamente fresca.

Paso uno: Temporada

Saca el pescado del refrigerador, condiméntalo y déjalo reposar a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora.

Paso dos: calentar

Calienta el aceite a fuego lento hasta que alcance los 120 ° F. Use un termómetro de lectura instantánea o de caramelo para controlar la temperatura.

Paso tres: escalfar

Transfiera inmediatamente la sartén con el pescado al horno y cocine durante exactamente 25 minutos.


Tres claves para la caza furtiva de aceite de oliva

El pez: Los mejores pescados para la caza furtiva con aceite de oliva son ricos en sabor y de textura firme: salmón, fletán, atún y camarones, todos son adecuados. Asegúrese de que sus filetes o filetes de pescado tengan al menos 3/4 de pulgada de grosor (1 pulgada es incluso mejor).

El aceite: Asegúrese de utilizar aceite de oliva extra virgen para la caza furtiva, porque su rico sabor penetrará en el pescado. Pero use una marca modesta, no su preciado aceite de llovizna, ya que necesitará bastante.

El pan: Elija una sartén o cacerola de lados rectos que mantenga el pescado en una sola capa. Está bien abarrotar la sartén siempre que las piezas no se superpongan.

Ya era hora

Una de las cosas más notables de esta técnica es que la sincronización es prácticamente infalible. Veinticinco minutos es el número mágico para mariscos perfectamente cocinados. Este tiempo depende de dejar que el pescado se asiente a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora antes de que escalfar el pescado directamente del refrigerador reduciría drásticamente la temperatura del aceite y reduciría el tiempo de cocción.

El mejor indicador de cocción es la aparición de gotitas blancas de albúmina (proteína) en el exterior del pescado. También puede usar un cuchillo de cocina para hacer un pequeño corte en un trozo de pescado para verificar visualmente que esté cocido.

Pruébalo

Camarones escalfados en aceite de oliva con salsa de jengibre y tomate Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Halibut escalfado en aceite de oliva con hinojo y azafrán Atún Escalfado en Aceite de Oliva con Alcaparras y Vinagreta de Aceitunas

Consejo: qué hacer con el aceite sobrante

Dependiendo de la receta, usará de 4 a 6 tazas de aceite para escalfar el pescado. La buena noticia es que puede usar el aceite un par de veces más para escalfar más mariscos. Déjelo enfriar a temperatura ambiente y luego cuélelo a través de un colador fino forrado con un filtro de café. Deje de colar antes de llegar al fondo, ya que cualquier líquido liberado de los mariscos se habrá asentado allí. Descarta este último bit. Almacenar tapado en el refrigerador hasta por tres semanas.


Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Pesca furtiva—Cocinarlo suavemente en un líquido a fuego lento— es una técnica francesa clásica. Tradicionalmente, el líquido de la caza furtiva es un caldo ligero, conocido como caldo de corte, y el pescado terminado sale delicioso, ligero y escamoso. Esa técnica clásica es la base de una forma diferente de cocinar pescado: la caza furtiva en aceite de oliva. En pocas palabras, este método implica sumergir un trozo de pescado (o camarón) en un baño de aceite de oliva tibio y luego cocinarlo en el horno a baja temperatura hasta que esté perfectamente cocido. El pescado emerge con una textura increíblemente tierna y sedosa y un sabor a marisco puro que es difícil de lograr con cualquier otro método de cocción. Seguramente, no hay mejor manera de rendir homenaje a una pieza de marisco perfectamente fresca.

Paso uno: Temporada

Saca el pescado del refrigerador, condiméntalo y déjalo reposar a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora.

Paso dos: calentar

Calienta el aceite a fuego lento hasta que alcance los 120 ° F. Use un termómetro de lectura instantánea o de caramelo para controlar la temperatura.

Paso tres: escalfar

Transfiera inmediatamente la sartén con el pescado al horno y cocine durante exactamente 25 minutos.


Tres claves para la caza furtiva de aceite de oliva

El pez: Los mejores pescados para la caza furtiva con aceite de oliva son ricos en sabor y de textura firme: salmón, fletán, atún y camarones, todos son adecuados. Asegúrese de que sus filetes o filetes de pescado tengan al menos 3/4 de pulgada de grosor (1 pulgada es incluso mejor).

El aceite: Asegúrese de utilizar aceite de oliva extra virgen para la caza furtiva, porque su rico sabor penetrará en el pescado. Pero use una marca modesta, no su preciado aceite de llovizna, ya que necesitará bastante.

El pan: Elija una sartén o cacerola de lados rectos que mantenga el pescado en una sola capa. Está bien amontonar la sartén siempre que las piezas no se superpongan.

Ya era hora

Una de las cosas notables de esta técnica es que la sincronización es prácticamente infalible. Veinticinco minutos es el número mágico para mariscos perfectamente cocinados. Este tiempo depende de dejar que el pescado se asiente a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora antes de que escalfar el pescado directamente del refrigerador reduciría drásticamente la temperatura del aceite y reduciría el tiempo de cocción.

El mejor indicador de cocción es la aparición de gotitas blancas de albúmina (proteína) en el exterior del pescado. También puede usar un cuchillo de cocina para hacer un pequeño corte en un trozo de pescado para verificar visualmente que esté cocido.

Pruébalo

Camarones escalfados en aceite de oliva con salsa de jengibre y tomate Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Halibut escalfado en aceite de oliva con hinojo y azafrán Atún Escalfado en Aceite de Oliva con Alcaparras y Vinagreta de Aceitunas

Consejo: qué hacer con el aceite sobrante

Dependiendo de la receta, usará de 4 a 6 tazas de aceite para escalfar el pescado. La buena noticia es que puede usar el aceite un par de veces más para escalfar más mariscos. Déjelo enfriar a temperatura ambiente y luego cuélelo a través de un colador fino forrado con un filtro de café. Deje de colar antes de llegar al fondo, ya que cualquier líquido liberado de los mariscos se habrá asentado allí. Descarta este último bit. Almacenar tapado en el refrigerador hasta por tres semanas.


Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Pesca furtiva—Cocinarlo suavemente en un líquido a fuego lento— es una técnica francesa clásica. Tradicionalmente, el líquido de la caza furtiva es un caldo ligero, conocido como caldo de corte, y el pescado terminado sale delicioso, ligero y escamoso. Esa técnica clásica es la base de una forma diferente de cocinar pescado: la caza furtiva en aceite de oliva. En pocas palabras, este método implica sumergir un trozo de pescado (o camarón) en un baño de aceite de oliva tibio y luego cocinarlo en el horno a baja temperatura hasta que esté perfectamente cocido. El pescado emerge con una textura increíblemente tierna y sedosa y un sabor a marisco puro que es difícil de lograr con cualquier otro método de cocción. Seguramente, no hay mejor manera de rendir homenaje a una pieza de marisco perfectamente fresca.

Paso uno: Temporada

Saca el pescado del refrigerador, condiméntalo y déjalo reposar a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora.

Paso dos: calentar

Calienta el aceite a fuego lento hasta que alcance los 120 ° F. Use un termómetro de lectura instantánea o de caramelo para controlar la temperatura.

Paso tres: escalfar

Transfiera inmediatamente la sartén con el pescado al horno y cocine durante exactamente 25 minutos.


Tres claves para la caza furtiva de aceite de oliva

El pez: Los mejores pescados para la caza furtiva con aceite de oliva son ricos en sabor y de textura firme: salmón, fletán, atún y camarones, todos son adecuados. Asegúrese de que sus filetes o filetes de pescado tengan al menos 3/4 de pulgada de grosor (1 pulgada es incluso mejor).

El aceite: Asegúrese de utilizar aceite de oliva extra virgen para la caza furtiva, porque su rico sabor penetrará en el pescado. Pero use una marca modesta, no su preciado aceite de llovizna, ya que necesitará bastante.

El pan: Elija una sartén o cacerola de lados rectos que mantenga el pescado en una sola capa. Está bien amontonar la sartén siempre que las piezas no se superpongan.

Ya era hora

Una de las cosas notables de esta técnica es que la sincronización es prácticamente infalible. Veinticinco minutos es el número mágico para mariscos perfectamente cocinados. Este tiempo depende de dejar que el pescado se asiente a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora antes de que escalfar el pescado directamente del refrigerador reduciría drásticamente la temperatura del aceite y reduciría el tiempo de cocción.

El mejor indicador de cocción es la aparición de gotitas blancas de albúmina (proteína) en el exterior del pescado. También puede usar un cuchillo de cocina para hacer un pequeño corte en un trozo de pescado para verificar visualmente que esté cocido.

Pruébalo

Camarones escalfados en aceite de oliva con salsa de jengibre y tomate Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Halibut escalfado en aceite de oliva con hinojo y azafrán Atún Escalfado en Aceite de Oliva con Alcaparras y Vinagreta de Aceitunas

Consejo: qué hacer con el aceite sobrante

Dependiendo de la receta, usará de 4 a 6 tazas de aceite para escalfar el pescado. La buena noticia es que puede usar el aceite un par de veces más para escalfar más mariscos. Déjelo enfriar a temperatura ambiente y luego cuélelo a través de un colador fino forrado con un filtro de café. Deje de colar antes de llegar al fondo, ya que cualquier líquido liberado de los mariscos se habrá asentado allí. Descarta este último bit. Almacenar tapado en el refrigerador hasta por tres semanas.


Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Pesca furtiva—Cocinarlo suavemente en un líquido a fuego lento— es una técnica francesa clásica. Tradicionalmente, el líquido de la caza furtiva es un caldo ligero, conocido como caldo de corte, y el pescado terminado sale delicioso, ligero y escamoso. Esa técnica clásica es la base de una forma diferente de cocinar pescado: la caza furtiva en aceite de oliva. En pocas palabras, este método implica sumergir un trozo de pescado (o camarón) en un baño de aceite de oliva tibio y luego cocinarlo en el horno a baja temperatura hasta que esté perfectamente cocido. El pescado emerge con una textura increíblemente tierna y sedosa y un sabor a marisco puro que es difícil de lograr con cualquier otro método de cocción. Seguramente, no hay mejor manera de rendir homenaje a una pieza de marisco perfectamente fresca.

Paso uno: Temporada

Saca el pescado del refrigerador, condiméntalo y déjalo reposar a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora.

Paso dos: calentar

Calienta el aceite a fuego lento hasta que alcance los 120 ° F. Use un termómetro de lectura instantánea o de caramelo para controlar la temperatura.

Paso tres: escalfar

Transfiera inmediatamente la sartén con el pescado al horno y cocine durante exactamente 25 minutos.


Tres claves para la caza furtiva de aceite de oliva

El pez: Los mejores pescados para la caza furtiva con aceite de oliva son ricos en sabor y de textura firme: salmón, fletán, atún y camarones, todos son adecuados. Asegúrese de que sus filetes o filetes de pescado tengan al menos 3/4 de pulgada de grosor (1 pulgada es incluso mejor).

El aceite: Asegúrese de utilizar aceite de oliva virgen extra para la caza furtiva, porque su rico sabor penetrará en el pescado. Pero use una marca modesta, no su preciado aceite de llovizna, ya que necesitará bastante.

El pan: Elija una sartén o cacerola de lados rectos que mantenga el pescado en una sola capa. Está bien abarrotar la sartén siempre que las piezas no se superpongan.

Ya era hora

Una de las cosas más notables de esta técnica es que la sincronización es prácticamente infalible. Veinticinco minutos es el número mágico para mariscos perfectamente cocinados. Este tiempo depende de dejar que el pescado se asiente a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora antes de que escalfar el pescado directamente del refrigerador reduciría drásticamente la temperatura del aceite y reduciría el tiempo de cocción.

El mejor indicador de cocción es la aparición de gotitas blancas de albúmina (proteína) en el exterior del pescado. También puede usar un cuchillo de cocina para hacer un pequeño corte en un trozo de pescado para verificar visualmente que esté cocido.

Pruébalo

Camarones escalfados en aceite de oliva con salsa de jengibre y tomate Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Halibut escalfado en aceite de oliva con hinojo y azafrán Atún Escalfado en Aceite de Oliva con Alcaparras y Vinagreta de Aceitunas

Consejo: qué hacer con el aceite sobrante

Dependiendo de la receta, usará de 4 a 6 tazas de aceite para escalfar el pescado. La buena noticia es que puede usar el aceite un par de veces más para escalfar más mariscos. Déjelo enfriar a temperatura ambiente y luego cuélelo a través de un colador fino forrado con un filtro de café. Deje de colar antes de llegar al fondo, ya que cualquier líquido liberado de los mariscos se habrá asentado allí. Descarta este último bit. Almacenar tapado en el refrigerador hasta por tres semanas.


Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Pesca furtiva—Cocinarlo suavemente en un líquido a fuego lento— es una técnica francesa clásica. Tradicionalmente, el líquido de la caza furtiva es un caldo ligero, conocido como caldo de corte, y el pescado terminado sale delicioso, ligero y escamoso. Esa técnica clásica es la base de una forma diferente de cocinar pescado: la caza furtiva en aceite de oliva. En pocas palabras, este método implica sumergir un trozo de pescado (o camarón) en un baño de aceite de oliva tibio y luego cocinarlo en el horno a baja temperatura hasta que esté perfectamente cocido. El pescado emerge con una textura increíblemente tierna y sedosa y un sabor a marisco puro que es difícil de lograr con cualquier otro método de cocción. Seguramente, no hay mejor manera de rendir homenaje a una pieza de marisco perfectamente fresca.

Paso uno: Temporada

Saca el pescado del refrigerador, condiméntalo y déjalo reposar a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora.

Paso dos: calentar

Calienta el aceite a fuego lento hasta que alcance los 120 ° F. Use un termómetro de lectura instantánea o de caramelo para controlar la temperatura.

Paso tres: escalfar

Transfiera inmediatamente la sartén con el pescado al horno y cocine durante exactamente 25 minutos.


Tres claves para la caza furtiva de aceite de oliva

El pez: Los mejores pescados para la caza furtiva con aceite de oliva son ricos en sabor y de textura firme: salmón, fletán, atún y camarones, todos son adecuados. Asegúrese de que sus filetes o filetes de pescado tengan al menos 3/4 de pulgada de grosor (1 pulgada es incluso mejor).

El aceite: Asegúrese de utilizar aceite de oliva virgen extra para la caza furtiva, porque su rico sabor penetrará en el pescado. Pero use una marca modesta, no su preciado aceite de llovizna, ya que necesitará bastante.

El pan: Elija una sartén o cacerola de lados rectos que mantenga el pescado en una sola capa. Está bien amontonar la sartén siempre que las piezas no se superpongan.

Ya era hora

Una de las cosas más notables de esta técnica es que la sincronización es prácticamente infalible. Veinticinco minutos es el número mágico para mariscos perfectamente cocinados. Este tiempo depende de dejar que el pescado se asiente a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora antes de que escalfar el pescado directamente del refrigerador reduciría drásticamente la temperatura del aceite y reduciría el tiempo de cocción.

El mejor indicador de cocción es la aparición de gotitas blancas de albúmina (proteína) en el exterior del pescado. También puede usar un cuchillo de cocina para hacer un pequeño corte en un trozo de pescado para verificar visualmente que esté cocido.

Pruébalo

Camarones escalfados en aceite de oliva con salsa de jengibre y tomate Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Halibut escalfado en aceite de oliva con hinojo y azafrán Atún Escalfado en Aceite de Oliva con Alcaparras y Vinagreta de Aceitunas

Consejo: qué hacer con el aceite sobrante

Dependiendo de la receta, usará de 4 a 6 tazas de aceite para escalfar el pescado. La buena noticia es que puede usar el aceite un par de veces más para escalfar más mariscos. Déjelo enfriar a temperatura ambiente y luego cuélelo a través de un colador fino forrado con un filtro de café. Deje de colar antes de llegar al fondo, ya que cualquier líquido liberado de los mariscos se habrá asentado allí. Descarta este último bit. Almacenar tapado en el refrigerador hasta por tres semanas.


Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Pesca furtiva—Cocinarlo suavemente en un líquido a fuego lento— es una técnica francesa clásica. Tradicionalmente, el líquido de la caza furtiva es un caldo ligero, conocido como caldo de corte, y el pescado terminado sale delicioso, ligero y escamoso. Esa técnica clásica es la base de una forma diferente de cocinar pescado: la caza furtiva en aceite de oliva. En pocas palabras, este método implica sumergir un trozo de pescado (o camarón) en un baño de aceite de oliva tibio y luego cocinarlo en el horno a baja temperatura hasta que esté perfectamente cocido. El pescado emerge con una textura increíblemente tierna y sedosa y un sabor a marisco puro que es difícil de lograr con cualquier otro método de cocción. Seguramente, no hay mejor manera de rendir homenaje a una pieza de marisco perfectamente fresca.

Paso uno: Temporada

Saca el pescado del refrigerador, condiméntalo y déjalo reposar a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora.

Paso dos: calentar

Calienta el aceite a fuego lento hasta que alcance los 120 ° F. Use un termómetro de lectura instantánea o de caramelo para controlar la temperatura.

Paso tres: escalfar

Transfiera inmediatamente la sartén con el pescado al horno y cocine durante exactamente 25 minutos.


Tres claves para la caza furtiva de aceite de oliva

El pez: Los mejores pescados para la caza furtiva con aceite de oliva son ricos en sabor y de textura firme: salmón, fletán, atún y camarones, todos son adecuados. Asegúrese de que sus filetes o filetes de pescado tengan al menos 3/4 de pulgada de grosor (1 pulgada es incluso mejor).

El aceite: Asegúrese de utilizar aceite de oliva extra virgen para la caza furtiva, porque su rico sabor penetrará en el pescado. Pero use una marca modesta, no su preciado aceite de llovizna, ya que necesitará bastante.

El pan: Elija una sartén o cacerola de lados rectos que mantenga el pescado en una sola capa. Está bien abarrotar la sartén siempre que las piezas no se superpongan.

Ya era hora

Una de las cosas notables de esta técnica es que la sincronización es prácticamente infalible. Veinticinco minutos es el número mágico para mariscos perfectamente cocinados. Este tiempo depende de dejar que el pescado se asiente a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora antes de que escalfar el pescado directamente del refrigerador reduciría drásticamente la temperatura del aceite y reduciría el tiempo de cocción.

El mejor indicador de cocción es la aparición de gotitas blancas de albúmina (proteína) en el exterior del pescado. También puede usar un cuchillo de cocina para hacer un pequeño corte en un trozo de pescado para verificar visualmente que esté cocido.

Pruébalo

Camarones escalfados en aceite de oliva con salsa de jengibre y tomate Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Halibut escalfado en aceite de oliva con hinojo y azafrán Atún Escalfado en Aceite de Oliva con Alcaparras y Vinagreta de Aceitunas

Consejo: qué hacer con el aceite sobrante

Dependiendo de la receta, usará de 4 a 6 tazas de aceite para escalfar el pescado. La buena noticia es que puede usar el aceite un par de veces más para escalfar más mariscos. Déjelo enfriar a temperatura ambiente y luego cuélelo a través de un colador fino forrado con un filtro de café. Deje de colar antes de llegar al fondo, ya que cualquier líquido liberado de los mariscos se habrá asentado allí. Descarta este último bit. Almacenar tapado en el refrigerador hasta por tres semanas.


Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Pesca furtiva—Cocinarlo suavemente en un líquido a fuego lento— es una técnica francesa clásica. Tradicionalmente, el líquido de la caza furtiva es un caldo ligero, conocido como caldo de corte, y el pescado terminado sale delicioso, ligero y escamoso. Esa técnica clásica es la base de una forma diferente de cocinar pescado: la caza furtiva en aceite de oliva. En pocas palabras, este método implica sumergir un trozo de pescado (o camarón) en un baño de aceite de oliva tibio y luego cocinarlo en el horno a baja temperatura hasta que esté perfectamente cocido. El pescado emerge con una textura increíblemente tierna y sedosa y un sabor a marisco puro que es difícil de lograr con cualquier otro método de cocción. Seguramente, no hay mejor manera de rendir homenaje a una pieza de marisco perfectamente fresca.

Paso uno: Temporada

Saca el pescado del refrigerador, condiméntalo y déjalo reposar a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora.

Paso dos: calentar

Calienta el aceite a fuego lento hasta que alcance los 120 ° F. Use un termómetro de lectura instantánea o de caramelo para controlar la temperatura.

Paso tres: escalfar

Transfiera inmediatamente la sartén con el pescado al horno y cocine durante exactamente 25 minutos.


Tres claves para la caza furtiva de aceite de oliva

El pez: Los mejores pescados para la caza furtiva con aceite de oliva son ricos en sabor y de textura firme: salmón, fletán, atún y camarones, todos son adecuados. Asegúrese de que sus filetes o filetes de pescado tengan al menos 3/4 de pulgada de grosor (1 pulgada es incluso mejor).

El aceite: Asegúrese de utilizar aceite de oliva extra virgen para la caza furtiva, porque su rico sabor penetrará en el pescado. Pero use una marca modesta, no su preciado aceite de llovizna, ya que necesitará bastante.

El pan: Elija una sartén o cacerola de lados rectos que mantenga el pescado en una sola capa. Está bien amontonar la sartén siempre que las piezas no se superpongan.

Ya era hora

Una de las cosas notables de esta técnica es que la sincronización es prácticamente infalible. Veinticinco minutos es el número mágico para mariscos perfectamente cocinados. Este tiempo depende de dejar que el pescado se asiente a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora antes de que escalfar el pescado directamente del refrigerador reduciría drásticamente la temperatura del aceite y reduciría el tiempo de cocción.

El mejor indicador de cocción es la aparición de gotitas blancas de albúmina (proteína) en el exterior del pescado. También puede usar un cuchillo de cocina para hacer un pequeño corte en un trozo de pescado para verificar visualmente que esté cocido.

Pruébalo

Camarones escalfados en aceite de oliva con salsa de jengibre y tomate Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Halibut escalfado en aceite de oliva con hinojo y azafrán Atún Escalfado en Aceite de Oliva con Alcaparras y Vinagreta de Aceitunas

Consejo: qué hacer con el aceite sobrante

Dependiendo de la receta, usará de 4 a 6 tazas de aceite para escalfar el pescado. La buena noticia es que puede usar el aceite un par de veces más para escalfar más mariscos. Déjelo enfriar a temperatura ambiente y luego cuélelo a través de un colador fino forrado con un filtro de café. Deje de colar antes de llegar al fondo, ya que cualquier líquido liberado de los mariscos se habrá asentado allí. Descarta este último bit. Almacenar tapado en el refrigerador hasta por tres semanas.


Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Pesca furtiva—Cocinarlo suavemente en un líquido a fuego lento— es una técnica francesa clásica. Tradicionalmente, el líquido de la caza furtiva es un caldo ligero, conocido como caldo de corte, y el pescado terminado sale delicioso, ligero y escamoso. Esa técnica clásica es la base de una forma diferente de cocinar pescado: la caza furtiva en aceite de oliva. En pocas palabras, este método implica sumergir un trozo de pescado (o camarón) en un baño de aceite de oliva tibio y luego cocinarlo en el horno a baja temperatura hasta que esté perfectamente cocido. El pescado emerge con una textura increíblemente tierna y sedosa y un sabor a marisco puro que es difícil de lograr con cualquier otro método de cocción. Seguramente, no hay mejor manera de rendir homenaje a una pieza de marisco perfectamente fresca.

Paso uno: Temporada

Saca el pescado del refrigerador, condiméntalo y déjalo reposar a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora.

Paso dos: calentar

Calienta el aceite a fuego lento hasta que alcance los 120 ° F. Use un termómetro de lectura instantánea o de caramelo para controlar la temperatura.

Paso tres: escalfar

Transfiera inmediatamente la sartén con el pescado al horno y cocine durante exactamente 25 minutos.


Tres claves para la caza furtiva de aceite de oliva

El pez: Los mejores pescados para la caza furtiva con aceite de oliva son ricos en sabor y de textura firme: salmón, fletán, atún y camarones, todos son adecuados. Asegúrese de que sus filetes o filetes de pescado tengan al menos 3/4 de pulgada de grosor (1 pulgada es incluso mejor).

El aceite: Asegúrese de utilizar aceite de oliva extra virgen para la caza furtiva, porque su rico sabor penetrará en el pescado. Pero use una marca modesta, no su preciado aceite de llovizna, ya que necesitará bastante.

El pan: Elija una sartén o cacerola de lados rectos que mantenga el pescado en una sola capa. Está bien amontonar la sartén siempre que las piezas no se superpongan.

Ya era hora

Una de las cosas notables de esta técnica es que la sincronización es prácticamente infalible. Veinticinco minutos es el número mágico para mariscos perfectamente cocinados. Este tiempo depende de dejar que el pescado se asiente a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora antes de que el pescado escalfado directamente del refrigerador reduzca drásticamente la temperatura del aceite y reduzca el tiempo de cocción.

El mejor indicador de cocción es la aparición de gotitas blancas de albúmina (proteína) en el exterior del pescado. También puede usar un cuchillo de cocina para hacer un pequeño corte en un trozo de pescado para verificar visualmente que esté cocido.

Pruébalo

Camarones escalfados en aceite de oliva con salsa de jengibre y tomate Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Halibut escalfado en aceite de oliva con hinojo y azafrán Atún Escalfado en Aceite de Oliva con Alcaparras y Vinagreta de Aceitunas

Consejo: qué hacer con el aceite sobrante

Dependiendo de la receta, usará de 4 a 6 tazas de aceite para escalfar el pescado. La buena noticia es que puede usar el aceite un par de veces más para escalfar más mariscos. Déjelo enfriar a temperatura ambiente y luego cuélelo a través de un colador fino forrado con un filtro de café. Deje de colar antes de llegar al fondo, ya que cualquier líquido liberado de los mariscos se habrá asentado allí. Descarta este último bit. Almacenar tapado en el refrigerador hasta por tres semanas.


Salmón Escalfado en Aceite de Oliva con Especias de la India

Pesca furtiva—Cocinarlo suavemente en un líquido a fuego lento— es una técnica francesa clásica. Tradicionalmente, el líquido de la caza furtiva es un caldo ligero, conocido como caldo de corte, y el pescado terminado sale delicioso, ligero y escamoso. Esa técnica clásica es la base de una forma diferente de cocinar pescado: la caza furtiva en aceite de oliva. En pocas palabras, este método implica sumergir un trozo de pescado (o camarón) en un baño de aceite de oliva tibio y luego cocinarlo en el horno a baja temperatura hasta que esté perfectamente cocido. El pescado emerge con una textura increíblemente tierna y sedosa y un sabor a marisco puro que es difícil de lograr con cualquier otro método de cocción. Seguramente, no hay mejor manera de rendir homenaje a una pieza de marisco perfectamente fresca.

Paso uno: Temporada

Saca el pescado del refrigerador, condiméntalo y déjalo reposar a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora.

Paso dos: calentar

Calienta el aceite a fuego lento hasta que alcance los 120 ° F. Use un termómetro de lectura instantánea o de caramelo para controlar la temperatura.

Paso tres: escalfar

Transfiera inmediatamente la sartén con el pescado al horno y cocine durante exactamente 25 minutos.


Tres claves para la caza furtiva de aceite de oliva

El pez: Los mejores pescados para la caza furtiva con aceite de oliva son ricos en sabor y de textura firme: salmón, fletán, atún y camarones, todos son adecuados. Asegúrese de que sus filetes o filetes de pescado tengan al menos 3/4 de pulgada de grosor (1 pulgada es incluso mejor).

El aceite: Asegúrese de usar aceite de oliva virgen extra para la caza furtiva, porque su rico sabor penetrará en el pescado. Pero use una marca modesta, no su preciado aceite de llovizna, ya que necesitará bastante.

El pan: Elija una sartén o cacerola para saltear de lados rectos que mantendrá el pescado en una sola capa. Está bien amontonar la sartén siempre que las piezas no se superpongan.

Ya era hora

Una de las cosas más notables de esta técnica es que la sincronización es prácticamente infalible. Veinticinco minutos es el número mágico para mariscos perfectamente cocinados. Este tiempo depende de dejar que el pescado se asiente a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora antes de que el pescado escalfado directamente del refrigerador reduzca drásticamente la temperatura del aceite y reduzca el tiempo de cocción.

El mejor indicador de cocción es la aparición de gotitas blancas de albúmina (proteína) en el exterior del pescado. You can also use a paring knife to make a small cut in a piece of the fish to visually check for doneness.

Try it Out

Olive Oil Poached Shrimp with Ginger-Tomato Sauce Olive Oil Poached Salmon with Indian Spices

Olive Oil Poached Halibut with Fennel and Saffron Olive Oil Poached Tuna with Caper and Olive Vinaigrette

Tip: What to do with the leftover oil

Depending on the recipe, you’ll be using 4 to 6 cups of oil to poach the fish. The good news is that you can use the oil a couple more times to poach more seafood. Let it cool to room temperature and then strain it through a fine sieve lined with a coffee filter. Stop straining before you reach the bottom, as any liquid released from the seafood will have settled there. Discard this last bit. Store covered in the refrigerator for up to three weeks.


Ver el vídeo: ROBINFOOD. Mejillones picantillos + Gazpacho rojo + Bebida Virginia