Nuevas recetas

Furmint: vino blanco de Hungría

Furmint: vino blanco de Hungría


La cosecha húngara de uva furmint te trae el vino perfecto para las vacaciones

Omita su chardonnay o reisling y entretenga a sus invitados con la furmint más interesante esta temporada de vacaciones.

Furmint es la respuesta de Hungría a otros menos convencionales vinos blancos ganando protagonismo últimamente, como Grüner veltliner de Austria. Más cultivada en la región vinícola de Tokaj-Hegyalja, el nombre de esta variedad de uva blanca se deriva de la palabra froment (color trigo-dorado). Aunque se utiliza tradicionalmente en los vinos de postre, la furmint ocupa un lugar más destacado en una gama cada vez mayor de secados monovarietales.

Un gran abanderado de esta tendencia es Patricius Winery, dirigida por Dezso Kékessy y su hija Katinka Kékessy-Wimpffen. Situado en el epicentro de Tokaj de Hungría, la denominación de vino más antigua del mundo, Patricio (Latín para "noble") indica los orígenes de la familia Kékessy como conocidos propietarios de viñedos en las estribaciones de Tokaj y Mátra que se remontan al siglo XVIII.

Patricius comenzó a comprar los primeros viñedos clasificados de crecimiento en 1997, y la finca ahora totaliza 346 acres. Su prensa de vino, construida hace más de 200 años y luego propiedad y operada por monjes jesuitas y familias aristocráticas, fue renovada en una bodega subterránea de última generación en 2005 utilizando tecnología gravitacional pero conservando los detalles arquitectónicos originales. Es aquí donde los enólogos muestran la vibrante mineralidad y la acidez equilibrada de la uva furmint local en su línea, particularmente en su Dry Furmint 2015.

La cosecha comienza en septiembre, con la fermentación y maduración que se llevan a cabo completamente en acero inoxidable, lo que permite que las uvas muestren una sensación en boca oscura y refrescante similar a la cerveza fría acondicionada en barrica complementada con un bocado refrescante que va desde la manzana fresca hasta los verdes primaverales. Al poseer fruta bien equilibrada con especias melosas en la nariz, la mineralidad enérgica y uniforme del vino prepara el escenario para un paladar limpio y le permite combinar muy bien con pollo, mariscos y sushi.

Ahora es el momento perfecto para saltarse su chardonnay o reisling y divertir a sus invitados con las furmint más interesantes en las inevitables reuniones navideñas que tiene en el horizonte.

Cobertura posible gracias a la participación en una degustación patrocinada.


Estudio Furmint: investigando los vinos secos de Hungría y la famosa uva blanca # 8217

Hungría solía ser el tercer país productor de vino más grande del mundo, dice Caroline Gilby, quien dirigía esta inmersión profunda en Furmint, su variedad de uva más conocida. [Gilby es el experto del Reino Unido en los vinos de Hungría y otros países balcánicos.] En el siglo XVIII tenía 571 000 hectáreas de viñedos. Ahora tiene una décima parte de esta superficie de viñedo, con apenas 58 000 hectáreas, y lucha por darse a conocer en un mundo vitivinícola concurrido.

¿Por qué Hungría se ha portado mal en la comercialización de sus vinos a nivel mundial? El embajador de Hungría en el Reino Unido, el Dr. Ferenc Kumin, presentó la degustación y ofreció una explicación. Dice que los húngaros tienen una convicción tan fuerte de que sus vinos son los mejores del mundo, por lo que no sienten que tienen que esforzarse mucho: seguro que todos los demás también lo van a reconocer. Después de todo, Tokaji, su famoso vino dulce, aparece en el himno nacional.

Hungría es en gran parte un país de vinos blancos, con 40 000 hectáreas plantadas con uvas blancas y solo 18 000 con tintas. Pero es una variedad roja que se planta más ampliamente: Kekfrankos, conocida en otros lugares como Blaufrankisch y Lemberger. En segundo y tercer lugar se encuentran Bianca (un cruce híbrido creado en la década de 1960, aunque esto me sorprende) y Cserszegi Fűszeres, con Furmint en cuarto lugar con algo más de 3700 hectáreas en producción. Todas menos 157 hectáreas se cultivan en la región de Tokaji, donde es la principal variedad de seis permitidas para la producción de vinos dulces de la región.

"Es una uva fantástica para reflejar el terruño", dice Gilby, citando una investigación de Kneip, que muestra cómo las características del lugar alteran el grosor de la piel de la baya.

Comparte uno de sus padres, Gouais Blanc, con Riesling y Chardonnay. La otra es una variedad de uva rumana llamada Alba Imputotato, que tiene padres húngaros. Furmint se mencionó por primera vez en 1611, pero es probable que sea más antiguo. Es conocido por su notable acidez, y también puede ser bastante fenólico. No es demasiado aromático.

Entonces, ¿por qué el impulso de Furmints secos? Furmint es brillante para los vinos dulces de Tokaji, pero la demanda de estas gemas no es inagotable y el cambio climático está limitando su producción. En los complejos terruños volcánicos de Tokaji, que varían bastante, la esperanza es que una nueva generación de viticultores elabore vinos secos de clase mundial a partir de esta variedad para acompañar a los vinos dulces que hicieron famosa a la región, y a Hungría en general. .

Probé cinco ejemplos y una mezcla dominada por Furmint. Estas son mis notas, junto con una nota de cata en video.

LOS VINOS

Sauska Furmint 2020 Tokaji, Hungría
13,5% de alcohol. Esto es realmente frutal y primario con gotas de pera y cítricos, con brillo de pomelo y también un toque de dulzura de uva de mesa en el final. Muy primario y afrutado, y bastante bonito. 88/100 (£ 10.95 Todo sobre el vino, para el 2018)

DemeterVin Furmint Mád 2017 Tokaji, Hungría
13,2% de alcohol. DemeterVin, con sede en Mád, tiene 8 hectáreas de viñedo repartidas en tres sitios. Tiene una nariz pura, lima, mineral, que conduce a un paladar fresco y concentrado con cítricos crujientes y un toque de concisión. Está seco y tiene un poco de estructura. Muy brillante y puro con fruta en primer plano. 90/100 (£ 24.99 Vinos Novedosos)

Zsirai Középhegy Furmint 2017 Tokaji, Hungría
12% de alcohol. Este es un vino de un solo viñedo. De color amarillo intenso, es denso, ceroso y un poco adherente. Hay miel y especias en la nariz, y notas de mermelada, lima y tostadas en el paladar. Hay mucho que hacer aquí con un agradable brillo ácido y buena acidez. Nervioso y distintivo. 91/100 (£ 20.62 Jascots)

Disznókő Furmint Dry 2019 Tokaji, Hungría
13,5% de alcohol. Es brillante, afrutado y primario con hermosos cítricos cristalinos y algunas notas minerales, con un final afinado que muestra mandarina y lima, con buena concentración y pureza. Muy elegante y puro. 90/100 (£ 16 Ocado, Averys, Selfridges, The Oxford Wine Company, Cambridge Wine Merchants, Lea y Sandeman, Cheers Wine Merchants, Whitmore & amp White, Wine Ways, True Food, Flora Fine Wines, South Down Cellars)

SanzonTokaj Rány Furmint 2018 Tokaji, Hungría
14% de alcohol. De una bodega fundada en 2014 que ahora cultiva 4 hectáreas de viñedo. Esto es lleno de sabor y equilibrado con pera dulce y cítricos, algo de riqueza y generosidad encantadora. Aquí hay una buena concentración, con sabores de pera de varias capas, piel de naranja, mandarina y melón, así como albaricoque y miel. Furmint en su forma más rica y atractiva. 91/100 (£ 16.49 Vinos Novedosos)

Disznókő Inspiration Tokaji Dry 2018 Hungría
Hay un 78% de Furmint y un 22% de Harslevelu en esta mezcla, que se envejece en roble de 500 litros. Muy fino y fresco con una agradable combinación cítrica y mineral. Pedregoso y vivo con un poco de concisión y algunas notas de mermelada. De buena intensidad, con un final bastante seco y sabroso. Un vino concentrado de múltiples capas. 91/100 (£ 25 International Cheese Company, Bon Coeur, Gauthier en línea, Wine Ways, South Down Cellars)


Estudio Furmint: investigando los vinos secos de Hungría y la famosa uva blanca # 8217

Hungría solía ser el tercer país productor de vino más grande del mundo, dice Caroline Gilby, quien dirigía esta inmersión profunda en Furmint, su variedad de uva más conocida. [Gilby es el experto del Reino Unido en los vinos de Hungría y otros países balcánicos.] En el siglo XVIII tenía 571 000 hectáreas de viñedos. Ahora tiene una décima parte de esta superficie de viñedo, con solo 58 000 hectáreas, y lucha por darse a conocer en un mundo vitivinícola concurrido.

¿Por qué Hungría se ha portado mal en la comercialización de sus vinos a nivel mundial? El embajador de Hungría en el Reino Unido, el Dr. Ferenc Kumin, presentó la degustación y ofreció una explicación. Dice que los húngaros tienen una convicción tan fuerte de que sus vinos son los mejores del mundo, por lo que no sienten que tienen que esforzarse mucho: seguro que todos los demás también lo van a reconocer. Después de todo, Tokaji, su famoso vino dulce, aparece en el himno nacional.

Hungría es en gran parte un país de vinos blancos, con 40 000 hectáreas plantadas con uvas blancas y solo 18 000 con tintas. Pero es una variedad roja que se planta más ampliamente: Kekfrankos, conocida en otros lugares como Blaufrankisch y Lemberger. En segundo y tercer lugar se encuentran Bianca (un cruce híbrido creado en la década de 1960, aunque esto me sorprende) y Cserszegi Fűszeres, con Furmint en cuarto lugar con poco más de 3700 hectáreas en producción. Todas menos 157 hectáreas se cultivan en la región de Tokaji, donde es la principal variedad de seis permitidas para la producción de vinos dulces de la región.

"Es una uva fantástica para reflejar el terruño", dice Gilby, citando una investigación de Kneip, que muestra cómo las características del lugar alteran el grosor de la piel de la baya.

Comparte uno de sus padres, Gouais Blanc, con Riesling y Chardonnay. La otra es una variedad de uva rumana llamada Alba Imputotato, que tiene padres húngaros. Furmint se mencionó por primera vez en 1611, pero es probable que sea más antiguo. Es conocido por su notable acidez, y también puede ser bastante fenólico. No es demasiado aromático.

Entonces, ¿por qué el impulso de Furmints secos? Furmint es brillante para los vinos dulces de Tokaji, pero la demanda de estas gemas no es inagotable y el cambio climático está limitando su producción. En los complejos terruños volcánicos de Tokaji, que varían bastante, la esperanza es que una nueva generación de viticultores elabore vinos secos de clase mundial a partir de esta variedad para acompañar a los vinos dulces que hicieron famosa a la región, y a Hungría en general. .

Probé cinco ejemplos y una mezcla dominada por Furmint. Estas son mis notas, junto con una nota de cata en video.

LOS VINOS

Sauska Furmint 2020 Tokaji, Hungría
13,5% de alcohol. Esto es realmente frutal y primario con gotas de pera y cítricos, con brillo de pomelo y también un toque de dulzura de uva de mesa en el final. Muy primario y afrutado, y bastante bonito. 88/100 (£ 10.95 Todo sobre el vino, para el 2018)

DemeterVin Furmint Mád 2017 Tokaji, Hungría
13,2% de alcohol. DemeterVin, con sede en Mád, tiene 8 hectáreas de viñedo repartidas en tres sitios. Tiene una nariz pura, a lima y mineral, que conduce a un paladar fresco y concentrado con cítricos crujientes y un toque de concisión. Es seco y tiene un poco de estructura. Muy brillante y puro con fruta en primer plano. 90/100 (£ 24.99 Vinos Novedosos)

Zsirai Középhegy Furmint 2017 Tokaji, Hungría
12% de alcohol. Este es un vino de un solo viñedo. De color amarillo intenso, es denso, ceroso y un poco adherente. Hay miel y especias en la nariz, y notas de mermelada, lima y tostadas en el paladar. Hay mucho que hacer aquí con un agradable brillo ácido y buena acidez. Nervioso y distintivo. 91/100 (£ 20.62 Jascots)

Disznókő Furmint Dry 2019 Tokaji, Hungría
13,5% de alcohol. Es brillante, afrutado y primario con hermosos cítricos cristalinos y algunas notas minerales, con un final afinado que muestra mandarina y lima, con buena concentración y pureza. Muy elegante y puro. 90/100 (£ 16 Ocado, Averys, Selfridges, The Oxford Wine Company, Cambridge Wine Merchants, Lea y Sandeman, Cheers Wine Merchants, Whitmore & amp White, Wine Ways, True Food, Flora Fine Wines, South Down Cellars)

SanzonTokaj Rány Furmint 2018 Tokaji, Hungría
14% de alcohol. De una bodega fundada en 2014 que ahora cultiva 4 hectáreas de viñedo. Esto es lleno de sabor y equilibrado con pera dulce y cítricos, algo de riqueza y generosidad encantadora. Aquí hay una buena concentración, con sabores de pera de varias capas, piel de naranja, mandarina y melón, así como albaricoque y miel. Furmint en su forma más rica y atractiva. 91/100 (£ 16.49 Vinos Novedosos)

Disznókő Inspiration Tokaji Dry 2018 Hungría
Hay un 78% de Furmint y un 22% de Harslevelu en esta mezcla, que se envejece en roble de 500 litros. Muy fino y fresco con una agradable combinación cítrica y mineral. Pedregoso y vivo con un poco de concisión y algunas notas de mermelada. Tiene buena intensidad, con un final bastante seco y sabroso. Un vino concentrado de múltiples capas. 91/100 (£ 25 International Cheese Company, Bon Coeur, Gauthier en línea, Wine Ways, South Down Cellars)


Estudio Furmint: investigando los vinos secos de Hungría y la famosa uva blanca # 8217

Hungría solía ser el tercer país productor de vino más grande del mundo, dice Caroline Gilby, quien dirigía esta inmersión profunda en Furmint, su variedad de uva más conocida. [Gilby es el experto del Reino Unido en los vinos de Hungría y otros países balcánicos.] En el siglo XVIII tenía 571 000 hectáreas de viñedos. Ahora tiene una décima parte de esta superficie de viñedo, con solo 58 000 hectáreas, y lucha por darse a conocer en un mundo vitivinícola concurrido.

¿Por qué Hungría se ha portado mal en la comercialización de sus vinos a nivel mundial? El embajador de Hungría en el Reino Unido, el Dr. Ferenc Kumin, presentó la degustación y ofreció una explicación. Dice que los húngaros tienen una convicción tan fuerte de que sus vinos son los mejores del mundo, por lo que no sienten que tienen que esforzarse mucho: seguro que todos los demás también lo van a reconocer. Después de todo, Tokaji, su famoso vino dulce, aparece en el himno nacional.

Hungría es en gran parte un país de vinos blancos, con 40 000 hectáreas plantadas con uvas blancas y solo 18 000 con tintas. Pero es una variedad roja que se planta más ampliamente: Kekfrankos, conocida en otros lugares como Blaufrankisch y Lemberger. En segundo y tercer lugar se encuentran Bianca (un cruce híbrido creado en la década de 1960, aunque esto me sorprende) y Cserszegi Fűszeres, con Furmint en cuarto lugar con poco más de 3700 hectáreas en producción. Todas menos 157 hectáreas se cultivan en la región de Tokaji, donde es la principal variedad de seis permitidas para la producción de vinos dulces de la región.

"Es una uva fantástica para reflejar el terruño", dice Gilby, citando una investigación de Kneip, que muestra cómo las características del lugar alteran el grosor de la piel de la baya.

Comparte uno de sus padres, Gouais Blanc, con Riesling y Chardonnay. La otra es una variedad de uva rumana llamada Alba Imputotato, que tiene padres húngaros. Furmint se mencionó por primera vez en 1611, pero es probable que sea más antiguo. Es conocido por su notable acidez, y también puede ser bastante fenólico. No es demasiado aromático.

Entonces, ¿por qué el impulso de Furmints secos? Furmint es brillante para los vinos dulces de Tokaji, pero la demanda de estas gemas no es inagotable y el cambio climático está limitando su producción. En los complejos terruños volcánicos de Tokaji, que varían bastante, la esperanza es que una nueva generación de viticultores elabore vinos secos de clase mundial a partir de esta variedad para acompañar a los vinos dulces que hicieron famosa a la región, y a Hungría en general. .

Probé cinco ejemplos y una mezcla dominada por Furmint. Estas son mis notas, junto con una nota de cata en video.

LOS VINOS

Sauska Furmint 2020 Tokaji, Hungría
13,5% de alcohol. Esto es realmente frutal y primario con gotas de pera y cítricos, con brillo de pomelo y también un toque de dulzura de uva de mesa en el final. Muy primario y afrutado, y bastante bonito. 88/100 (£ 10.95 Todo sobre el vino, para el 2018)

DemeterVin Furmint Mád 2017 Tokaji, Hungría
13,2% de alcohol. DemeterVin, con sede en Mád, tiene 8 hectáreas de viñedo repartidas en tres sitios. Tiene una nariz pura, lima, mineral, que conduce a un paladar fresco y concentrado con cítricos crujientes y un toque de concisión. Está seco y tiene un poco de estructura. Muy brillante y puro con fruta en primer plano. 90/100 (£ 24.99 Vinos Novedosos)

Zsirai Középhegy Furmint 2017 Tokaji, Hungría
12% de alcohol. Este es un vino de un solo viñedo. De color amarillo intenso, es denso, ceroso y un poco adherente. Hay miel y especias en la nariz, y notas de mermelada, lima y tostadas en el paladar. Hay mucho que hacer aquí con un agradable brillo ácido y buena acidez. Nervioso y distintivo. 91/100 (£ 20.62 Jascots)

Disznókő Furmint Dry 2019 Tokaji, Hungría
13,5% de alcohol. Es brillante, afrutado y primario con hermosos cítricos cristalinos y algunas notas minerales, con un final afilado que muestra mandarina y lima, con buena concentración y pureza. Muy elegante y puro. 90/100 (£ 16 Ocado, Averys, Selfridges, The Oxford Wine Company, Cambridge Wine Merchants, Lea y Sandeman, Cheers Wine Merchants, Whitmore & amp White, Wine Ways, True Food, Flora Fine Wines, South Down Cellars)

SanzonTokaj Rány Furmint 2018 Tokaji, Hungría
14% de alcohol. De una bodega fundada en 2014 que ahora cultiva 4 hectáreas de viñedo. Esto es lleno de sabor y equilibrado con pera dulce y cítricos, algo de riqueza y generosidad encantadora. Aquí hay una buena concentración, con sabores de pera de varias capas, piel de naranja, mandarina y melón, así como albaricoque y miel. Furmint en su forma más rica y atractiva. 91/100 (£ 16.49 Vinos Novedosos)

Disznókő Inspiration Tokaji Dry 2018 Hungría
Hay un 78% de Furmint y un 22% de Harslevelu en esta mezcla, que se envejece en roble de 500 litros. Muy fino y fresco con una agradable combinación cítrica y mineral. Pedregoso y vivo con un poco de concisión y algunas notas de mermelada. De buena intensidad, con un final bastante seco y sabroso. Un vino concentrado de múltiples capas. 91/100 (£ 25 International Cheese Company, Bon Coeur, Gauthier en línea, Wine Ways, South Down Cellars)


Estudio Furmint: investigando los vinos secos de Hungría y la famosa uva blanca # 8217

Hungría solía ser el tercer país productor de vino más grande del mundo, dice Caroline Gilby, quien dirigía esta inmersión profunda en Furmint, su variedad de uva más conocida. [Gilby es el experto del Reino Unido en los vinos de Hungría y otros países balcánicos.] En el siglo XVIII tenía 571 000 hectáreas de viñedos. Ahora tiene una décima parte de esta superficie de viñedo, con apenas 58 000 hectáreas, y lucha por darse a conocer en un mundo vitivinícola concurrido.

¿Por qué Hungría se ha portado mal en la comercialización de sus vinos a nivel mundial? El embajador de Hungría en el Reino Unido, el Dr. Ferenc Kumin, presentó la degustación y ofreció una explicación. Dice que los húngaros tienen una convicción tan fuerte de que sus vinos son los mejores del mundo, por lo que no sienten que tienen que esforzarse mucho: seguro que todos los demás también lo van a reconocer. Después de todo, Tokaji, su famoso vino dulce, aparece en el himno nacional.

Hungría es en gran parte un país de vinos blancos, con 40 000 hectáreas plantadas con uvas blancas y solo 18 000 con tintas. Pero es una variedad roja que se planta más ampliamente: Kekfrankos, conocida en otros lugares como Blaufrankisch y Lemberger. En segundo y tercer lugar se encuentran Bianca (un cruce híbrido creado en la década de 1960, aunque esto me sorprende) y Cserszegi Fűszeres, con Furmint en cuarto lugar con poco más de 3700 hectáreas en producción. Todas menos 157 hectáreas se cultivan en la región de Tokaji, donde es la principal variedad de seis permitidas para la producción de vinos dulces de la región.

"Es una uva fantástica para reflejar el terruño", dice Gilby, citando una investigación de Kneip, que muestra cómo las características del lugar alteran el grosor de la piel de la baya.

Comparte uno de sus padres, Gouais Blanc, con Riesling y Chardonnay. La otra es una variedad de uva rumana llamada Alba Imputotato, que tiene padres húngaros. Furmint se mencionó por primera vez en 1611, pero es probable que sea más antiguo. Es conocido por su notable acidez, y también puede ser bastante fenólico. No es demasiado aromático.

Entonces, ¿por qué el impulso de Furmints secos? Furmint es brillante para los vinos dulces de Tokaji, pero la demanda de estas gemas no es inagotable y el cambio climático está limitando su producción. En los complejos terruños volcánicos de Tokaji, que varían bastante, la esperanza es que una nueva generación de viticultores elabore vinos secos de clase mundial a partir de esta variedad para acompañar a los vinos dulces que hicieron famosa a la región, y a Hungría en general. .

Probé cinco ejemplos y una mezcla dominada por Furmint. Estas son mis notas, junto con una nota de cata en video.

LOS VINOS

Sauska Furmint 2020 Tokaji, Hungría
13,5% de alcohol. Esto es realmente frutal y primario con gotas de pera y cítricos, con brillo de pomelo y también un toque de dulzura de uva de mesa en el final. Muy primario y afrutado, y bastante bonito. 88/100 (£ 10.95 Todo sobre el vino, para el 2018)

DemeterVin Furmint Mád 2017 Tokaji, Hungría
13,2% de alcohol. DemeterVin, con sede en Mád, tiene 8 hectáreas de viñedo repartidas en tres sitios. Tiene una nariz pura, lima, mineral, que conduce a un paladar fresco y concentrado con cítricos crujientes y un toque de concisión. Es seco y tiene un poco de estructura. Muy brillante y puro con fruta en primer plano. 90/100 (£ 24.99 Vinos Novedosos)

Zsirai Középhegy Furmint 2017 Tokaji, Hungría
12% de alcohol. Este es un vino de un solo viñedo. De color amarillo intenso, es denso, ceroso y un poco adherente. Hay miel y especias en la nariz, y notas de mermelada, lima y tostadas en el paladar. Hay mucho que hacer aquí con un agradable brillo ácido y buena acidez. Nervioso y distintivo. 91/100 (£ 20.62 Jascots)

Disznókő Furmint Dry 2019 Tokaji, Hungría
13,5% de alcohol. Es brillante, afrutado y primario con hermosos cítricos cristalinos y algunas notas minerales, con un final afilado que muestra mandarina y lima, con buena concentración y pureza. Muy elegante y puro. 90/100 (£ 16 Ocado, Averys, Selfridges, The Oxford Wine Company, Cambridge Wine Merchants, Lea y Sandeman, Cheers Wine Merchants, Whitmore & amp White, Wine Ways, True Food, Flora Fine Wines, South Down Cellars)

SanzonTokaj Rány Furmint 2018 Tokaji, Hungría
14% de alcohol. De una bodega fundada en 2014 que ahora cultiva 4 hectáreas de viñedo. Esto es lleno de sabor y equilibrado con pera dulce y cítricos, algo de riqueza y generosidad encantadora. Aquí hay una buena concentración, con sabores de pera de varias capas, piel de naranja, mandarina y melón, así como albaricoque y miel. Furmint en su forma más rica y atractiva. 91/100 (£ 16.49 Vinos Novedosos)

Disznókő Inspiration Tokaji Dry 2018 Hungría
Hay un 78% de Furmint y un 22% de Harslevelu en esta mezcla, que se envejece en roble de 500 litros. Muy fino y fresco con una agradable combinación cítrica y mineral. Pedregoso y vivo con un poco de concisión y algunas notas de mermelada. Tiene buena intensidad, con un final bastante seco y sabroso. Un vino concentrado de múltiples capas. 91/100 (£ 25 International Cheese Company, Bon Coeur, Gauthier en línea, Wine Ways, South Down Cellars)


Estudio Furmint: investigando los vinos secos de Hungría y la famosa uva blanca # 8217

Hungría solía ser el tercer país productor de vino más grande del mundo, dice Caroline Gilby, quien dirigía esta inmersión profunda en Furmint, su variedad de uva más conocida. [Gilby es el experto del Reino Unido en los vinos de Hungría y otros países balcánicos.] En el siglo XVIII tenía 571 000 hectáreas de viñedos. Ahora tiene una décima parte de esta superficie de viñedo, con apenas 58 000 hectáreas, y lucha por darse a conocer en un mundo vitivinícola concurrido.

¿Por qué Hungría se ha portado mal en la comercialización de sus vinos a nivel mundial? El embajador de Hungría en el Reino Unido, el Dr. Ferenc Kumin, presentó la degustación y ofreció una explicación. Dice que los húngaros tienen una convicción tan fuerte de que sus vinos son los mejores del mundo, por lo que no sienten que tienen que esforzarse mucho: seguro que todos los demás también lo van a reconocer. Después de todo, Tokaji, su famoso vino dulce, aparece en el himno nacional.

Hungría es en gran parte un país de vinos blancos, con 40 000 hectáreas plantadas con uvas blancas y solo 18 000 con tintas. Pero es una variedad roja que se planta más ampliamente: Kekfrankos, conocida en otros lugares como Blaufrankisch y Lemberger. En segundo y tercer lugar se encuentran Bianca (un cruce híbrido creado en la década de 1960, aunque esto me sorprende) y Cserszegi Fűszeres, con Furmint en cuarto lugar con poco más de 3700 hectáreas en producción. Todas menos 157 hectáreas se cultivan en la región de Tokaji, donde es la principal variedad de seis permitidas para la producción de vinos dulces de la región.

"Es una uva fantástica para reflejar el terruño", dice Gilby, citando una investigación de Kneip, que muestra cómo las características del lugar alteran el grosor de la piel de la baya.

Comparte uno de sus padres, Gouais Blanc, con Riesling y Chardonnay. La otra es una variedad de uva rumana llamada Alba Imputotato, que tiene padres húngaros. Furmint se mencionó por primera vez en 1611, pero es probable que sea más antiguo. Es conocido por su notable acidez, y también puede ser bastante fenólico. No es demasiado aromático.

Entonces, ¿por qué el impulso de Furmints secos? Furmint es brillante para los vinos dulces de Tokaji, pero la demanda de estas gemas no es inagotable y el cambio climático está limitando su producción. En los complejos terruños volcánicos de Tokaji, que varían bastante, la esperanza es que una nueva generación de viticultores elabore vinos secos de clase mundial a partir de esta variedad para acompañar a los vinos dulces que hicieron famosa a la región, y a Hungría en general. .

Probé cinco ejemplos y una mezcla dominada por Furmint. Estas son mis notas, junto con una nota de cata en video.

LOS VINOS

Sauska Furmint 2020 Tokaji, Hungría
13,5% de alcohol. Esto es realmente frutal y primario con gotas de pera y cítricos, con brillo de pomelo y también un toque de dulzura de uva de mesa en el final. Muy primario y afrutado, y bastante bonito. 88/100 (£ 10.95 Todo sobre el vino, para el 2018)

DemeterVin Furmint Mád 2017 Tokaji, Hungría
13,2% de alcohol. DemeterVin, con sede en Mád, tiene 8 hectáreas de viñedo repartidas en tres sitios. Tiene una nariz pura, lima, mineral, que conduce a un paladar fresco y concentrado con cítricos crujientes y un toque de concisión. Está seco y tiene un poco de estructura. Muy brillante y puro con fruta en primer plano. 90/100 (£ 24.99 Vinos Novedosos)

Zsirai Középhegy Furmint 2017 Tokaji, Hungría
12% de alcohol. Este es un vino de un solo viñedo. De color amarillo intenso, es denso, ceroso y un poco adherente. Hay miel y especias en la nariz, y notas de mermelada, lima y tostadas en el paladar. Hay mucho que hacer aquí con un agradable brillo ácido y buena acidez. Nervioso y distintivo. 91/100 (£ 20.62 Jascots)

Disznókő Furmint Dry 2019 Tokaji, Hungría
13,5% de alcohol. Es brillante, afrutado y primario con hermosos cítricos cristalinos y algunas notas minerales, con un final afilado que muestra mandarina y lima, con buena concentración y pureza. Muy elegante y puro. 90/100 (£ 16 Ocado, Averys, Selfridges, The Oxford Wine Company, Cambridge Wine Merchants, Lea y Sandeman, Cheers Wine Merchants, Whitmore & amp White, Wine Ways, True Food, Flora Fine Wines, South Down Cellars)

SanzonTokaj Rány Furmint 2018 Tokaji, Hungría
14% de alcohol. De una bodega fundada en 2014 que ahora cultiva 4 hectáreas de viñedo. Esto es lleno de sabor y equilibrado con pera dulce y cítricos, algo de riqueza y generosidad encantadora. Aquí hay una buena concentración, con sabores de pera de varias capas, piel de naranja, mandarina y melón, así como albaricoque y miel. Furmint en su forma más rica y atractiva. 91/100 (£ 16.49 Vinos Novedosos)

Disznókő Inspiration Tokaji Dry 2018 Hungría
Hay un 78% de Furmint y un 22% de Harslevelu en esta mezcla, que se envejece en roble de 500 litros. Muy fino y fresco con una agradable combinación cítrica y mineral. Pedregoso y vivo con un poco de concisión y algunas notas de mermelada. De buena intensidad, con un final bastante seco y sabroso. Un vino concentrado de múltiples capas. 91/100 (£ 25 International Cheese Company, Bon Coeur, Gauthier en línea, Wine Ways, South Down Cellars)


Estudio Furmint: investigando los vinos secos de Hungría y la famosa uva blanca # 8217

Hungría solía ser el tercer país productor de vino más grande del mundo, dice Caroline Gilby, quien dirigía esta inmersión profunda en Furmint, su variedad de uva más conocida. [Gilby es el experto del Reino Unido en los vinos de Hungría y otros países balcánicos.] En el siglo XVIII tenía 571 000 hectáreas de viñedos. Ahora tiene una décima parte de esta superficie de viñedo, con apenas 58 000 hectáreas, y lucha por darse a conocer en un mundo vitivinícola concurrido.

¿Por qué Hungría se ha portado mal en la comercialización de sus vinos a nivel mundial? El embajador de Hungría en el Reino Unido, el Dr. Ferenc Kumin, presentó la degustación y ofreció una explicación. Dice que los húngaros tienen una convicción tan fuerte de que sus vinos son los mejores del mundo, por lo que no sienten que tienen que esforzarse mucho: seguro que todos los demás también lo van a reconocer. Después de todo, Tokaji, su famoso vino dulce, aparece en el himno nacional.

Hungría es en gran parte un país de vinos blancos, con 40 000 hectáreas plantadas con uvas blancas y solo 18 000 con tintas. Pero es una variedad roja que se planta más ampliamente: Kekfrankos, conocida en otros lugares como Blaufrankisch y Lemberger. En segundo y tercer lugar se encuentran Bianca (un cruce híbrido creado en la década de 1960, aunque esto me sorprende) y Cserszegi Fűszeres, con Furmint en cuarto lugar con algo más de 3700 hectáreas en producción. Todas menos 157 hectáreas se cultivan en la región de Tokaji, donde es la principal variedad de seis permitidas para la producción de vinos dulces de la región.

"Es una uva fantástica para reflejar el terruño", dice Gilby, citando una investigación de Kneip, que muestra cómo las características del lugar alteran el grosor de la piel de la baya.

Comparte uno de sus padres, Gouais Blanc, con Riesling y Chardonnay. La otra es una variedad de uva rumana llamada Alba Imputotato, que tiene padres húngaros. Furmint se mencionó por primera vez en 1611, pero es probable que sea más antiguo. Es conocido por su notable acidez, y también puede ser bastante fenólico. No es demasiado aromático.

Entonces, ¿por qué el impulso de Furmints secos? Furmint es brillante para los vinos dulces de Tokaji, pero la demanda de estas gemas no es inagotable y el cambio climático está limitando su producción. En los complejos terruños volcánicos de Tokaji, que varían bastante, la esperanza es que una nueva generación de viticultores elabore vinos secos de clase mundial a partir de esta variedad para acompañar a los vinos dulces que hicieron famosa a la región, y a Hungría en general. .

Probé cinco ejemplos y una mezcla dominada por Furmint. Estas son mis notas, junto con una nota de cata en video.

LOS VINOS

Sauska Furmint 2020 Tokaji, Hungría
13,5% de alcohol. Esto es realmente frutal y primario con gotas de pera y cítricos, con brillo de pomelo y también un toque de dulzura de uva de mesa en el final. Muy primario y afrutado, y bastante bonito. 88/100 (£ 10.95 Todo sobre el vino, para el 2018)

DemeterVin Furmint Mád 2017 Tokaji, Hungría
13,2% de alcohol. DemeterVin, based in Mád, have 8 hectares of vines spread over three sites. This has a pure, limey, mineral nose, leading to a fresh, focused palate with crisp citrus fruit and a touch of pithiness. It’s dry and has a bit of structure. Very bright and pure with fruit to the fore. 90/100 (£24.99 Novel Wines)

Zsirai Középhegy Furmint 2017 Tokaji, Hungary
12% alcohol. This is a single-vineyard wine. A full yellow in colour, it’s dense and waxy and a bit grippy. There’s honey and spice on the nose, and notes of marmalade, lime and toast on the palate. Lots going on here with nice tangy brightness and good acidity. Edgy and distinctive. 91/100 (£20.62 Jascots)

Disznókő Furmint Dry 2019 Tokaji, Hungary
13.5% alcohol. This is bright, fruity and primary with lovely crystalline citrus fruit and some mineral hints, with a tapering fine finish showing mandarin and lime, with good focus and purity. Very stylish and pure. 90/100 (£16 Ocado, Averys, Selfridges, The Oxford Wine Company, Cambridge Wine Merchants, Lea and Sandeman, Cheers Wine Merchants, Whitmore & White, Wine Ways, True Food, Flora Fine Wines, South Down Cellars)

SanzonTokaj Rány Furmint 2018 Tokaji, Hungary
14% alcohol. From a winery founded in 2014 now farming 4 hectares of vines. This is full flavoured and balanced with sweet pear and citrus fruit, some richness, and lovely generosity. There’s good concentration here, with multi-layered pear, orange peel, mandarin and melon flavours, as well as apricot and honey. Furmint at its richnest and most appealing. 91/100 (£16.49 Novel Wines)

Disznókő Inspiration Tokaji Dry 2018 Hungary
There’s 78% Furmint and 22% Harslevelu in this blend, which is aged in 500 litre oak. Very fine and fresh with a nice citrus, mineral combination. Stony and vivid with a bit of pithiness, and some marmalade notes. Has nice intensity, with quite a dry, savoury finish. A concentrated, multi-layered wine. 91/100 (£25 International Cheese Company, Bon Coeur, Gauthier online, Wine Ways, South Down Cellars)


Furmint study: investigating the dry wines from Hungary’s famous white grape

Hungary used to be the third biggest wine producing country in the world, says Caroline Gilby who was leading this deep dive into Furmint, its best known grape variety. [Gilby is the UK expert on the wines of Hungary and other Balkan countries.] Back in the 18 th century it had 571 000 hectares of vineyards. Now it has a tenth of this vineyard area, with just 58 000 hectares, and it struggles to make itself known in a crowded wine world.

Why has Hungary been bad at marketing its wines globally? The Hungarian ambassador to the UK, Dr Ferenc Kumin, introduced the tasting, and offered an explanation. He says that Hungarians have such a strong conviction that their wines are the best in the world, so they don’t feel they have to make much effort: surely everyone else is going to recognize this too. After all, Tokaji, its famous sweet wine, features in the national anthem.

Hungary is largely a white wine country, with 40 000 hectares planted to white grapes and just 18 000 to red. But it’s a red variety that is most widely planted: Kekfrankos, known elsewhere as Blaufrankisch and Lemberger. In second and third place are Bianca (a hybrid cross created in the 1960s, although this surprises me) and Cserszegi Fűszeres, with Furmint coming in fourth with just over 3700 hectares in production. All but 157 hectares of this are grown in the Tokaji region, where it is the principle variety of six permitted for the production of the region’s sweet wines.

‘It is a fantastic grape for reflecting terroir,’ says Gilby, citing research by Kneip, showing how site characteristics alter the berry skin thickness.

It shares one of its parents, Gouais Blanc, with Riesling and Chardonnay. The other is a Romanian grape variety called Alba Imputotato, which has Hungarian parents. Furmint was first mentioned in 1611, but it’s likely to be older than this. It is known for its notable acidity, and it can also be quite phenolic. It’s not overly aromatic.

So why the push for dry Furmints? Furmint is brilliant for the sweet wines of Tokaji, but the demand for these gems isn’t inexhaustible, and climate change is limiting their production. On the complex volcanic-derived terroirs of Tokaji, which vary quite a bit, the hope is a new generation of winegrowers will fashion world class dry wines from this variety to go alongside the sweet wines that made the region – and Hungary more generally – famous.

I tasted five examples, and a Furmint-dominated blend. These are my notes, along with a video tasting note.

THE WINES

Sauska Furmint 2020 Tokaji, Hungary
13.5% alcohol. This is really fruit driven and primary with pear drops and citrus fruit, with grapefruit brightness and also a touch of table grape sweetness on the finish. Very primary and fruit-driven, and quite pretty with it. 88/100 (£10.95 All About Wine, for the 2018)

DemeterVin Furmint Mád 2017 Tokaji, Hungary
13.2% alcohol. DemeterVin, based in Mád, have 8 hectares of vines spread over three sites. This has a pure, limey, mineral nose, leading to a fresh, focused palate with crisp citrus fruit and a touch of pithiness. It’s dry and has a bit of structure. Very bright and pure with fruit to the fore. 90/100 (£24.99 Novel Wines)

Zsirai Középhegy Furmint 2017 Tokaji, Hungary
12% alcohol. This is a single-vineyard wine. A full yellow in colour, it’s dense and waxy and a bit grippy. There’s honey and spice on the nose, and notes of marmalade, lime and toast on the palate. Lots going on here with nice tangy brightness and good acidity. Edgy and distinctive. 91/100 (£20.62 Jascots)

Disznókő Furmint Dry 2019 Tokaji, Hungary
13.5% alcohol. This is bright, fruity and primary with lovely crystalline citrus fruit and some mineral hints, with a tapering fine finish showing mandarin and lime, with good focus and purity. Very stylish and pure. 90/100 (£16 Ocado, Averys, Selfridges, The Oxford Wine Company, Cambridge Wine Merchants, Lea and Sandeman, Cheers Wine Merchants, Whitmore & White, Wine Ways, True Food, Flora Fine Wines, South Down Cellars)

SanzonTokaj Rány Furmint 2018 Tokaji, Hungary
14% alcohol. From a winery founded in 2014 now farming 4 hectares of vines. This is full flavoured and balanced with sweet pear and citrus fruit, some richness, and lovely generosity. There’s good concentration here, with multi-layered pear, orange peel, mandarin and melon flavours, as well as apricot and honey. Furmint at its richnest and most appealing. 91/100 (£16.49 Novel Wines)

Disznókő Inspiration Tokaji Dry 2018 Hungary
There’s 78% Furmint and 22% Harslevelu in this blend, which is aged in 500 litre oak. Very fine and fresh with a nice citrus, mineral combination. Stony and vivid with a bit of pithiness, and some marmalade notes. Has nice intensity, with quite a dry, savoury finish. A concentrated, multi-layered wine. 91/100 (£25 International Cheese Company, Bon Coeur, Gauthier online, Wine Ways, South Down Cellars)


Furmint study: investigating the dry wines from Hungary’s famous white grape

Hungary used to be the third biggest wine producing country in the world, says Caroline Gilby who was leading this deep dive into Furmint, its best known grape variety. [Gilby is the UK expert on the wines of Hungary and other Balkan countries.] Back in the 18 th century it had 571 000 hectares of vineyards. Now it has a tenth of this vineyard area, with just 58 000 hectares, and it struggles to make itself known in a crowded wine world.

Why has Hungary been bad at marketing its wines globally? The Hungarian ambassador to the UK, Dr Ferenc Kumin, introduced the tasting, and offered an explanation. He says that Hungarians have such a strong conviction that their wines are the best in the world, so they don’t feel they have to make much effort: surely everyone else is going to recognize this too. After all, Tokaji, its famous sweet wine, features in the national anthem.

Hungary is largely a white wine country, with 40 000 hectares planted to white grapes and just 18 000 to red. But it’s a red variety that is most widely planted: Kekfrankos, known elsewhere as Blaufrankisch and Lemberger. In second and third place are Bianca (a hybrid cross created in the 1960s, although this surprises me) and Cserszegi Fűszeres, with Furmint coming in fourth with just over 3700 hectares in production. All but 157 hectares of this are grown in the Tokaji region, where it is the principle variety of six permitted for the production of the region’s sweet wines.

‘It is a fantastic grape for reflecting terroir,’ says Gilby, citing research by Kneip, showing how site characteristics alter the berry skin thickness.

It shares one of its parents, Gouais Blanc, with Riesling and Chardonnay. The other is a Romanian grape variety called Alba Imputotato, which has Hungarian parents. Furmint was first mentioned in 1611, but it’s likely to be older than this. It is known for its notable acidity, and it can also be quite phenolic. It’s not overly aromatic.

So why the push for dry Furmints? Furmint is brilliant for the sweet wines of Tokaji, but the demand for these gems isn’t inexhaustible, and climate change is limiting their production. On the complex volcanic-derived terroirs of Tokaji, which vary quite a bit, the hope is a new generation of winegrowers will fashion world class dry wines from this variety to go alongside the sweet wines that made the region – and Hungary more generally – famous.

I tasted five examples, and a Furmint-dominated blend. These are my notes, along with a video tasting note.

THE WINES

Sauska Furmint 2020 Tokaji, Hungary
13.5% alcohol. This is really fruit driven and primary with pear drops and citrus fruit, with grapefruit brightness and also a touch of table grape sweetness on the finish. Very primary and fruit-driven, and quite pretty with it. 88/100 (£10.95 All About Wine, for the 2018)

DemeterVin Furmint Mád 2017 Tokaji, Hungary
13.2% alcohol. DemeterVin, based in Mád, have 8 hectares of vines spread over three sites. This has a pure, limey, mineral nose, leading to a fresh, focused palate with crisp citrus fruit and a touch of pithiness. It’s dry and has a bit of structure. Very bright and pure with fruit to the fore. 90/100 (£24.99 Novel Wines)

Zsirai Középhegy Furmint 2017 Tokaji, Hungary
12% alcohol. This is a single-vineyard wine. A full yellow in colour, it’s dense and waxy and a bit grippy. There’s honey and spice on the nose, and notes of marmalade, lime and toast on the palate. Lots going on here with nice tangy brightness and good acidity. Edgy and distinctive. 91/100 (£20.62 Jascots)

Disznókő Furmint Dry 2019 Tokaji, Hungary
13.5% alcohol. This is bright, fruity and primary with lovely crystalline citrus fruit and some mineral hints, with a tapering fine finish showing mandarin and lime, with good focus and purity. Very stylish and pure. 90/100 (£16 Ocado, Averys, Selfridges, The Oxford Wine Company, Cambridge Wine Merchants, Lea and Sandeman, Cheers Wine Merchants, Whitmore & White, Wine Ways, True Food, Flora Fine Wines, South Down Cellars)

SanzonTokaj Rány Furmint 2018 Tokaji, Hungary
14% alcohol. From a winery founded in 2014 now farming 4 hectares of vines. This is full flavoured and balanced with sweet pear and citrus fruit, some richness, and lovely generosity. There’s good concentration here, with multi-layered pear, orange peel, mandarin and melon flavours, as well as apricot and honey. Furmint at its richnest and most appealing. 91/100 (£16.49 Novel Wines)

Disznókő Inspiration Tokaji Dry 2018 Hungary
There’s 78% Furmint and 22% Harslevelu in this blend, which is aged in 500 litre oak. Very fine and fresh with a nice citrus, mineral combination. Stony and vivid with a bit of pithiness, and some marmalade notes. Has nice intensity, with quite a dry, savoury finish. A concentrated, multi-layered wine. 91/100 (£25 International Cheese Company, Bon Coeur, Gauthier online, Wine Ways, South Down Cellars)


Furmint study: investigating the dry wines from Hungary’s famous white grape

Hungary used to be the third biggest wine producing country in the world, says Caroline Gilby who was leading this deep dive into Furmint, its best known grape variety. [Gilby is the UK expert on the wines of Hungary and other Balkan countries.] Back in the 18 th century it had 571 000 hectares of vineyards. Now it has a tenth of this vineyard area, with just 58 000 hectares, and it struggles to make itself known in a crowded wine world.

Why has Hungary been bad at marketing its wines globally? The Hungarian ambassador to the UK, Dr Ferenc Kumin, introduced the tasting, and offered an explanation. He says that Hungarians have such a strong conviction that their wines are the best in the world, so they don’t feel they have to make much effort: surely everyone else is going to recognize this too. After all, Tokaji, its famous sweet wine, features in the national anthem.

Hungary is largely a white wine country, with 40 000 hectares planted to white grapes and just 18 000 to red. But it’s a red variety that is most widely planted: Kekfrankos, known elsewhere as Blaufrankisch and Lemberger. In second and third place are Bianca (a hybrid cross created in the 1960s, although this surprises me) and Cserszegi Fűszeres, with Furmint coming in fourth with just over 3700 hectares in production. All but 157 hectares of this are grown in the Tokaji region, where it is the principle variety of six permitted for the production of the region’s sweet wines.

‘It is a fantastic grape for reflecting terroir,’ says Gilby, citing research by Kneip, showing how site characteristics alter the berry skin thickness.

It shares one of its parents, Gouais Blanc, with Riesling and Chardonnay. The other is a Romanian grape variety called Alba Imputotato, which has Hungarian parents. Furmint was first mentioned in 1611, but it’s likely to be older than this. It is known for its notable acidity, and it can also be quite phenolic. It’s not overly aromatic.

So why the push for dry Furmints? Furmint is brilliant for the sweet wines of Tokaji, but the demand for these gems isn’t inexhaustible, and climate change is limiting their production. On the complex volcanic-derived terroirs of Tokaji, which vary quite a bit, the hope is a new generation of winegrowers will fashion world class dry wines from this variety to go alongside the sweet wines that made the region – and Hungary more generally – famous.

I tasted five examples, and a Furmint-dominated blend. These are my notes, along with a video tasting note.

THE WINES

Sauska Furmint 2020 Tokaji, Hungary
13.5% alcohol. This is really fruit driven and primary with pear drops and citrus fruit, with grapefruit brightness and also a touch of table grape sweetness on the finish. Very primary and fruit-driven, and quite pretty with it. 88/100 (£10.95 All About Wine, for the 2018)

DemeterVin Furmint Mád 2017 Tokaji, Hungary
13.2% alcohol. DemeterVin, based in Mád, have 8 hectares of vines spread over three sites. This has a pure, limey, mineral nose, leading to a fresh, focused palate with crisp citrus fruit and a touch of pithiness. It’s dry and has a bit of structure. Very bright and pure with fruit to the fore. 90/100 (£24.99 Novel Wines)

Zsirai Középhegy Furmint 2017 Tokaji, Hungary
12% alcohol. This is a single-vineyard wine. A full yellow in colour, it’s dense and waxy and a bit grippy. There’s honey and spice on the nose, and notes of marmalade, lime and toast on the palate. Lots going on here with nice tangy brightness and good acidity. Edgy and distinctive. 91/100 (£20.62 Jascots)

Disznókő Furmint Dry 2019 Tokaji, Hungary
13.5% alcohol. This is bright, fruity and primary with lovely crystalline citrus fruit and some mineral hints, with a tapering fine finish showing mandarin and lime, with good focus and purity. Very stylish and pure. 90/100 (£16 Ocado, Averys, Selfridges, The Oxford Wine Company, Cambridge Wine Merchants, Lea and Sandeman, Cheers Wine Merchants, Whitmore & White, Wine Ways, True Food, Flora Fine Wines, South Down Cellars)

SanzonTokaj Rány Furmint 2018 Tokaji, Hungary
14% alcohol. From a winery founded in 2014 now farming 4 hectares of vines. This is full flavoured and balanced with sweet pear and citrus fruit, some richness, and lovely generosity. There’s good concentration here, with multi-layered pear, orange peel, mandarin and melon flavours, as well as apricot and honey. Furmint at its richnest and most appealing. 91/100 (£16.49 Novel Wines)

Disznókő Inspiration Tokaji Dry 2018 Hungary
There’s 78% Furmint and 22% Harslevelu in this blend, which is aged in 500 litre oak. Very fine and fresh with a nice citrus, mineral combination. Stony and vivid with a bit of pithiness, and some marmalade notes. Has nice intensity, with quite a dry, savoury finish. A concentrated, multi-layered wine. 91/100 (£25 International Cheese Company, Bon Coeur, Gauthier online, Wine Ways, South Down Cellars)


Furmint study: investigating the dry wines from Hungary’s famous white grape

Hungary used to be the third biggest wine producing country in the world, says Caroline Gilby who was leading this deep dive into Furmint, its best known grape variety. [Gilby is the UK expert on the wines of Hungary and other Balkan countries.] Back in the 18 th century it had 571 000 hectares of vineyards. Now it has a tenth of this vineyard area, with just 58 000 hectares, and it struggles to make itself known in a crowded wine world.

Why has Hungary been bad at marketing its wines globally? The Hungarian ambassador to the UK, Dr Ferenc Kumin, introduced the tasting, and offered an explanation. He says that Hungarians have such a strong conviction that their wines are the best in the world, so they don’t feel they have to make much effort: surely everyone else is going to recognize this too. After all, Tokaji, its famous sweet wine, features in the national anthem.

Hungary is largely a white wine country, with 40 000 hectares planted to white grapes and just 18 000 to red. But it’s a red variety that is most widely planted: Kekfrankos, known elsewhere as Blaufrankisch and Lemberger. In second and third place are Bianca (a hybrid cross created in the 1960s, although this surprises me) and Cserszegi Fűszeres, with Furmint coming in fourth with just over 3700 hectares in production. All but 157 hectares of this are grown in the Tokaji region, where it is the principle variety of six permitted for the production of the region’s sweet wines.

‘It is a fantastic grape for reflecting terroir,’ says Gilby, citing research by Kneip, showing how site characteristics alter the berry skin thickness.

It shares one of its parents, Gouais Blanc, with Riesling and Chardonnay. The other is a Romanian grape variety called Alba Imputotato, which has Hungarian parents. Furmint was first mentioned in 1611, but it’s likely to be older than this. It is known for its notable acidity, and it can also be quite phenolic. It’s not overly aromatic.

So why the push for dry Furmints? Furmint is brilliant for the sweet wines of Tokaji, but the demand for these gems isn’t inexhaustible, and climate change is limiting their production. On the complex volcanic-derived terroirs of Tokaji, which vary quite a bit, the hope is a new generation of winegrowers will fashion world class dry wines from this variety to go alongside the sweet wines that made the region – and Hungary more generally – famous.

I tasted five examples, and a Furmint-dominated blend. These are my notes, along with a video tasting note.

THE WINES

Sauska Furmint 2020 Tokaji, Hungary
13.5% alcohol. This is really fruit driven and primary with pear drops and citrus fruit, with grapefruit brightness and also a touch of table grape sweetness on the finish. Very primary and fruit-driven, and quite pretty with it. 88/100 (£10.95 All About Wine, for the 2018)

DemeterVin Furmint Mád 2017 Tokaji, Hungary
13.2% alcohol. DemeterVin, based in Mád, have 8 hectares of vines spread over three sites. This has a pure, limey, mineral nose, leading to a fresh, focused palate with crisp citrus fruit and a touch of pithiness. It’s dry and has a bit of structure. Very bright and pure with fruit to the fore. 90/100 (£24.99 Novel Wines)

Zsirai Középhegy Furmint 2017 Tokaji, Hungary
12% alcohol. This is a single-vineyard wine. A full yellow in colour, it’s dense and waxy and a bit grippy. There’s honey and spice on the nose, and notes of marmalade, lime and toast on the palate. Lots going on here with nice tangy brightness and good acidity. Edgy and distinctive. 91/100 (£20.62 Jascots)

Disznókő Furmint Dry 2019 Tokaji, Hungary
13.5% alcohol. This is bright, fruity and primary with lovely crystalline citrus fruit and some mineral hints, with a tapering fine finish showing mandarin and lime, with good focus and purity. Very stylish and pure. 90/100 (£16 Ocado, Averys, Selfridges, The Oxford Wine Company, Cambridge Wine Merchants, Lea and Sandeman, Cheers Wine Merchants, Whitmore & White, Wine Ways, True Food, Flora Fine Wines, South Down Cellars)

SanzonTokaj Rány Furmint 2018 Tokaji, Hungary
14% alcohol. From a winery founded in 2014 now farming 4 hectares of vines. This is full flavoured and balanced with sweet pear and citrus fruit, some richness, and lovely generosity. There’s good concentration here, with multi-layered pear, orange peel, mandarin and melon flavours, as well as apricot and honey. Furmint at its richnest and most appealing. 91/100 (£16.49 Novel Wines)

Disznókő Inspiration Tokaji Dry 2018 Hungary
There’s 78% Furmint and 22% Harslevelu in this blend, which is aged in 500 litre oak. Very fine and fresh with a nice citrus, mineral combination. Stony and vivid with a bit of pithiness, and some marmalade notes. Has nice intensity, with quite a dry, savoury finish. A concentrated, multi-layered wine. 91/100 (£25 International Cheese Company, Bon Coeur, Gauthier online, Wine Ways, South Down Cellars)